manténte informado con el canal rss de la sección

Artículos sobre diversos aspectos sanitarios que afectan al cerdo ibérico.

Protocolos de extracción sanguínea en el cerdo

Una explotación porcina está concebida para producir carne a precios asequibles al consumidor. La Porcinotecnia es una actividad muy sensible a múltiples factores relacionados con la granja (piensos, petróleo, luz, material de construcción, etc). Además, al tratarse de seres vivos, existe la enfermedad individual o colectiva que es otro factor que también afecta al rendimiento de la explotación.

Las enfermedades principales del cerdo las clasificamos en enfermedades de declaración obligatoria: PPA, PPC, EVP y FA donde el diagnóstico de dichas enfermedades conlleva el sacrificio del 100 % de los animales, y otras enfermedades víricas (Parvovirus, PRRS, infuenza porcina, PCV2,…) que, sin ser de declaración obligatoria generan igualmente, mermas productivas. En el caso de la enfermedad de Aujeszky, al existir programas de lucha, control y erradicación en nuestro país, es obligatorio notificar la situación sanitaria de la explotación.

¿Cómo conseguimos conocer la salud de nuestros animales? Las enfermedades víricas porcinas generan anticuerpos en el animal y la forma de averiguar la presencia de esos “Ac” es analizando la sangre. Los métodos que aquí presentamos se refieren al animal vivo.

El sistema más rápido y eficaz para conocer la presencia de “Ac” de enfermedad es el chequeo serológico. Nos ayuda a controlar las enfermedades de declaración obligatoria y, por tanto, evitar su difusión; y por otro lado, nos sirve para conocer los perfiles inmunológicos de los animales para averiguar la existencia de enfermedades que condicionen la salud de los animales y, por ende, su productividad.

Existen dos métodos preferentes de extracción sanguínea en el animal vivo: la punción de la yugular externa y la punción del seno venoso oftálmico. Además, podemos citar el sangrado de la vena cava craneal, venas auriculares, arteria y vena caudal media, vena safena, y en casos normalmente experimentales, la vena porta o la punción cardiaca directa. El uso de estas técnicas de extracción sanguínea debe hacerla el veterinario, siempre y cuando domine la técnica de extracción. Es un método rápido y seguro. Y además, disminuimos el tiempo de pánico exacerbado que experimenta el cerdo cuando vamos a sacarle sangre.

La extracción sanguínea de la yugular externa y del seno venoso oftálmico garantiza una muestra sanguínea de calidad, libre de restos de tierra, pelos, heces y en cantidad suficiente para disponer de suero para hacer las correspondientes pruebas diagnósticas. El material de extracción sanguínea viene indicado en la foto 1.

Tubo de vacío para extracción de sangre Aguja para vacutainer Portatubos de vacutainer
Foto 1. Material de extracción sanguínea en el cerdo. Tubo de vacío de 5 c.c. de capacidad, aguja de 40 mm x 1,2 mm de grosor y porta-agujas.

En los cerdos de raza precoz el animal se inmoviliza a lazo y se aborda la vena yugular externa (foto 2). El proceso de fijación consiste en introducir el lazo por la jeta procurando llegar por detrás de los colmillos superiores (diente canino) a fin de garantizar que el animal no se escape y que nos pueda golpear o arrollar, aunque lo normal es enlazarlos por detrás de la jeta. Siempre hay que estar pendiente de los movimientos de la cabeza del animal ya que la situación de pánico que expresa se acentúa cuando nos acercamos de manera rápida.

Foto 2. Corte transversal del cuello a nivel de la 4ª vértebra cervical. 1. Músculo romboides del cuello; 2. Músculo romboides de la cabeza; 3. Porción cervical del músculo trapecio; 4. Músculo esplenio; 5 y 6. Músculo semiespinal de la cabeza; 7. Arteria y vena cervicales profundas; 8. Músculo serrato ventral del cuello; 9. Músculo multífido del cuello; 10. Músculos longísimo de la cabeza y longísimo del atlas; 11. Músculo longísimo del cuello; 12. Médula espinal; 13. Arteria y vena vertebrales; 14. IV vértebra cervical; 15. Músculo omotransverso; 16. Músculo supraespinoso; 17. Músculo intertransverso dorsal del cuello; 18. Músculo escaleno medio; 19. Músculo intertransverso ventral del cuello; 20. Músculo largo del cuello; 21. Músculo subclavio; 22. Músculo braquiocefálico; 23. Esófago y nervio laríngeo recurrente; 24. Arteria carótida común y tronco vagosimpático; 25. Vena yugular interna; 26. Músculo esternocefálico; 27. Vena yugular externa y músculo esternotiroideo; 28. Músculo esternohioideo; 29. Parte superficial del músculo cutáneo del cuello; 30. Parte profunda del músculo cutáneo del cuello y 31. Tráquea.

Nos situamos lateralmente al animal, buscamos la zona ventral del cuello e introducimos la aguja en el surco yugular del cuello en dirección caudo-medio-dorsal por delante de la articulación del encuentro. Usaremos agujas de 25 mm de longitud para animales pequeños (hasta 50 kgs) y agujas de 38 – 40 mm para animales mayores. Dependiendo de la pericia del técnico podría usarse indistintamente cualquier longitud de agujas en las diferentes edades. El grosor comercial de la aguja es de 1,2 mm. Una mala aplicación de la técnica provoca la sección de los vasos que pudiera afectar con la consiguiente hemorragia que en función de la intensidad matará o no al animal (vena yugular externa, vena yugular interna, arteria carótida común), de los nervios que por esta zona transitan (tronco vago-simpático o nervio laríngeo recurrente) provocando daños en los órganos que inervan. Igualmente, como la zona ventral del cuello suele estar manchada de suciedad, la mala asepsia puede provocar abscesos en las zonas por donde pasa la aguja (subcutáneos, musculares...).

En los cerdos de raza ibérica, por su carácter más bronco, se inmovilizan mediante cepo aunque también se usa el lazo cuando los animales aún no son excesivamente pesados. En estos casos también se aborda la vena yugular externa. Pero cuando adquieren peso de sacrificio, los cerdos ibéricos están enormemente engrasados. Esta abundante grasa, que se acumula especialmente en la papada del animal, a menudo desespera al mejor técnico puesto que abordar la vena yugular externa en el cuello del cerdo ibérico de 12 – 14 arrobas puede llegar a ser heroico. Además, es por el cuello por donde se fija al animal en el cepo, dificultando doblemente la extracción. Afortunadamente, el cerdo posee un seno venoso que se aloja en el suelo de la órbita, que permite superar estas dificultades y garantizar una extraordinaria muestra sanguínea que nos permite obtener un suero de calidad. Si el cepo se encuentra en buen estado de conservación (hay que trabajar seguro), tan solo hay que introducir al animal en la jaula, fijar el cuello mediante dos barras que se aprietan a voluntad situadas en el extremo del cepo, e introducir la aguja de 38 – 40 mm por el ángulo medial del ojo, por detrás o a través de la membrana nictitante, y dirigiéndola ventro-medio-caudal. El seno venoso oftálmico del cerdo está a 2 – 4 cm de profundidad (foto 3). La misma lágrima asegura que el campo de abordaje esté extremadamente limpio con lo que la posibilidad de contaminación que existe cuando la aguja penetra por la piel, como es en el caso del cuello, aquí no existe.
 

Foto 3. Corte transversal de la cabeza del cerdo a la altura de la apófisis cigomática del hueso frontal. Vista del seno venoso en el suelo de la órbita izquierda tras levantar la glándula lacrimal profunda y el globo ocular. GB. Globo ocular; No. Nervio óptico. Glp. Glándula lacrimal profunda; Mov. Inserción del músculo oblicuo ventral; Sv. Seno venoso oftálmico.

El seno venoso oftálmico está constituido principalmente por la vena oftálmica externa dorsal y la vena oftálmica externa ventral. Además, drenan a este seno la vena lacrimal, la vena supraorbital y la vena conjuntival.

A diferencia de la extracción sanguínea del cuello, y si dirigimos la aguja correctamente (tangente al globo ocular), no existe posibilidad alguna de dañar estructuras vasculo-nerviosas que causen lesión alguna al animal.

Conclusiones
Las dos técnicas extractivas son fáciles, rápidas y seguras si están bien fijados los animales. En el cerdo de raza precoz el abordaje de la vena yugular externa es fácil, rápida y si se dirige correctamente la aguja, es normalmente segura. En el cerdo ibérico, la técnica recomendada es indiscutiblemente el abordaje del seno venoso oftálmico. Para quien trabaje con el cerdo ibérico, ¡pienso que estará de acuerdo conmigo!, esta técnica de extracción sanguínea ha supuesto una verdadera revolución puesto que al trabajar con el cepo, no se expone a ser atropellado, derribado o herido por el animal. Además, es una técnica rápida y la sangre obtenida es de una calidad serológica impensable hace tan solo 4 años.

Sanidad

¿Dónde están las tonsilas?06-jun-2008 hace 5 años 10 meses 19 días
La castración y el bienestar animal: legislación03-may-2012 hace 1 años 11 meses 22 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags