Mataderos: repunta la actividad

Los mataderos de la provincia de Huelva han recobrado la normalidad después del descenso de la actividad en el último trimestre del año cuando el índice de sacrificio de cerdos se redujo en un 15%.
Martes 20 enero 2009 (hace 8 años 7 meses 1 días)
Los mataderos de la provincia de Huelva han recobrado la normalidad después del descenso de la actividad en el último trimestre del año cuando el índice de sacrificio de cerdos se redujo en un 15%.

La recuperación del volumen de sacrificio se debe a que la temporada de la montanera se ha adelanto este año, ya que comenzó a mediados del mes de diciembre cuando normalmente empieza alrededor del 7 de enero. Coincidiendo con la campaña, los mataderos de la Sierra están recuperando el volumen de empleo que habían perdido con la caída del sacrificio de ibéricos de cebo. La campaña de matanza del ibérico de bellota está abierta hasta el 30 de marzo, mientras que la de recebo es hasta el 30 de abril.

Algunos ganaderos han optado por sacrificar ellos mismos los animales que han criados en vez de vendérselos a los industriales, debido a la caída del precio que se ha producido, que los productores cifran en un 50%.

La producción de bellota se estima anualmente en Huelva en unos 200.000 cerdos, de los cuales alrededor de la mitad están certificados por la Denominación de Origen. Hay que tener en cuenta que los productos ibéricos de esta campaña no saldrán al mercado hasta dentro de dos años.

Lunes 20 de enero de 2009. La campaña del ibérico de bellota relanza la actividad en los mataderos. www.infocarne.com

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí